Viaje nocturno



-¿Si nos vamos ahora? Son las diez, con poco transito, podemos estar en casa antes de las tres, dormimos unas horas y vamos al  hospital

  Los cuatro salimos  esta mañana del  pueblo para asistir a la presentación del libro de Myriam, dedicamos unas horas a  visitar el santuario de la Virgen del Rosario, la nueva Costanera,  cenar  a orillas del Parana, estábamos cansados.

   Lo sometimos a votación y partimos.

    En  los primeros kilómetros la charla fue amena, comentando la alegría de nuestra amiga por la  asistencia,  la belleza de la ciudad.

     Uno a uno mis compañeros de viaje se fueron durmiendo. Puse música, más tarde encendí un cigarrillo. Entre  el humo que salía de mi boca vi una mujer cruzando la autopista empujando un  cochecito de bebe, que insólito pensé, como un reflejo quise apretar los frenos.

     El coche se detuvo  solo al chocar contra el guardarrail. El resto del viaje nos mantuvo despiertos,  el  ruido de la chapa que se había abollado con el golpe y la discusión sobre lo sucedido

Lapislazuli




48 comentarios:

  1. Ups, insolito si! como para volver a cerrar los ojos!
    Vamos, a mi el miedo en el cuerpo no me dejaría ni parpadear!

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  2. Y tanto que no es para volverse a dormir. Menudo susto!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. en la noche los trotamundos viajan a mundos paralelos

    besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
  4. Creo que despiertos o dormidos, el destino lo quiso así...igual mejor es despiertos ja ja
    Besos.....

    ResponderEliminar
  5. Ay, que miedo, linda...me ha encantado tu texto.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Susto y medio me dió... qué cosa no... a ver si no se duermen más... sobre todo el que conduce...
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lapislazuli, me has mantenido intrigada desde el principio hasta el final. Me ha gustado mucho.
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  8. Por suerte la historia terminó bien.
    Besosss

    ResponderEliminar
  9. Si fue real, menudo susto Lapislazuli, por suerte lo estás contando acá, lo del cochecito qué locura, vaya a saber si fue fantasía nocturna no? un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Buen susto!!!
    El bueno no es por bueno, es por grande!!!!
    Solía viajar de noche, me gustaba el silencio y pensaba que en Venezuela, por ejemplo, que las carreteras son tan angostas y con tantas curvas y puentes, como la luz que viaja más rápido que el ruido y la imagen, era más seguro...
    Pero aprendí que un sólo segundo de mi mente buscando lo que acostumbra en la noche...era suficiente, para regalarme una noche eterna
    Gracias a Dios fue sólo un susto...y un buen aprendizaje jajaja!
    Besosssss y linda semana!

    ResponderEliminar
  11. Tremendo susto!!! Como para volver a dormirse...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  12. Menos mal, por un instante se me atravesó un final atroz...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Viajar de noche después de cenar es riesgoso por la amenaza del sueño y los imprevistos en las autopistas...

    besos

    ResponderEliminar
  14. Atravesar la autopista con un cochesito de bebé... que insensatez!!!

    Normal que no se pueda dormir después del susto...

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  15. Por suerte todo terminó bien, no?
    Abrazo grande!!!!

    ResponderEliminar
  16. En la carretera toda la prudencia es poca, la velocidad controlada es una garantía, por suerte no hubo que lamentar daños menores, cuídate lapisazuli...besos desde mi costa cálida.

    p.d. en una ocasión viajando de noche y sólo en mi automóvil, el cansancio hizo que diese una cabezada de 2 segundos, volví a dar otra de 5 segundos, y volví a dar otra de 8 ó 10 segundos...podría haber sido fatal, pero estoy convencido que conmigo iba un ángel, porque pude reacionar y parar en una área de servicio y echar un sueño...me desperté nuevo y feliz...porque pienso que no podría haber despertado jamás...¡gracias a Dios!

    ResponderEliminar
  17. La noche, el cansancio, lo insólito... ¿Quién sabe?

    Lapislazuli, prefiero quedarme con que la mujer estaba (se había colado es esta dimensión)
    Para racionalizar, el día a día :)

    Besos, linda!!!

    ResponderEliminar
  18. Alertas...

    Cosas que suceden que a veces no entendemos, pero justamente ese cochecito quizás les salvó la vida, los sueños, los sueños...

    Para la próxima, aunque haga daño, música un poquito subidita y fumaaa, pero dormirse, nunca.

    Abrazos y una linda semana.

    ResponderEliminar
  19. ¿Realidad? ¿Alucinación? ¿Fenómeno paranormal? A veces, la noche es traidora, y más por la carretera...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. No es para dormirse, claro que no.


    No era la hora.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Que insólita aparición!!! que pena por el auto abollado, seguramente no tuvo desperdicio la conversación que siguió después de lo sucedido.

    Un beso amiga, me ha gustado el relato, me sentí dentro del mismo auto.

    ResponderEliminar
  22. Somos hacedores de nuestro propio destino, en la cautela podemos fabricar uno que sea grato.
    Un beso, suerte que todo terminó bien.

    ResponderEliminar
  23. HAY QUE TERRIBLE SUSTO !!!!, PIENSO Y ME DA MIEDITO....
    YO PASABA A INVITARTE A JUGAR EN MI BLOG, TE ESPERO
    BESOTES.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  25. Espero que esto sea , un relato ficticio verdad , si no vaya susto ,me he asustado hasta yo , y eso que no iva conduciendo el auto , hija mia tines que tener un poco de cuidado ,besos de Lm.

    En mi cemeneterio ,hay un relato nuevo , espero que cuando se te pases el susto igual que a mi ,si quieres pases y lo leas vale ,chao amiga.

    ResponderEliminar
  26. Lo que si estoy segura es que tus acompañantes no volvieron a pegar ojo, jejeje.

    Y ahora en serio, el otro día murió un vecino mío por quedarse dormido al volante. Es muy peligroso mezclar sueño y conducción.

    Esto tuyo es una historia real o ficticia? Me he quedado intrigada... Pero apuesto porque es pura invención.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Adorei a postagem,
    Que bom que tudo terminou bem!

    Beijos e ótima semana!

    ResponderEliminar
  28. ufff. que susto !!! nos pasa eso, que cuando no vamos conduciendo y algo así pasa, instintivamente apretamos los pies al suelo como queriendo apretar el freno.. menos mal que el incidente no se convirtió en un accidente.-

    Besitos.

    ResponderEliminar
  29. ¡Que horror pensé que los habían atropellado!

    ResponderEliminar
  30. Muy buen relato, me sumergí en él y fue como ir ahí en ese coche.
    Debes dejar de fumar, broma.
    Gracias por tus visitas, Lápislazuli.

    Un cálido saludo desde una Copenhague enamorada de la primavera,

    Ian.

    ResponderEliminar
  31. Vivimos en un mundo lleno de incertidumbres...

    ResponderEliminar
  32. Lapislazuli,la vida siempre nos guarda una sorpresa detrás de la esquina cuando menos la esperamos...Por eso debemos estar alerta siempre en carretera.
    Te dejo mi gratitud y mi abrazo grande por compartir,amiga.
    FELIZ SEMANA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  33. Un poco de todo...fue justo el momento...para no quedar dormida
    Un besote amiga

    ResponderEliminar
  34. Vaya sorpresa, ¿un ser de otro mundo? ¿Otra época? los mundos paralelos se entrecruzan ciertas veces. Muy bueno, me gustó.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  35. La conducción durante la noche nos trae mas de una sorpresa...y el sueño le ayuda.
    Un relato muy real.

    Un placer pasar por tu blog.

    ResponderEliminar
  36. Bufff...eso fue una aviso, quizás no haya próxima vez.

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Lapislazuli, muy bueno tu relato ideal para una tardecita como la de hoy, y poder comentarlo con amigos café de por medio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Vaya, esas cosas suelen pasar así tan de pronto
    saludos afectuosos

    ResponderEliminar
  39. Por algún motivo estoy interpretando algo que, por lo general, han pasado por algo los anteriores comentarios. Hay ahí un final que nos deja asomados al abismo
    Buen relato, un placer leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Un bello relato que nos invita a viajar desde la noche.

    Besos.

    ResponderEliminar
  41. Vayaaaa miedo nena por dios!Como para dormirse...el coche es una máquina de matar, siempre tenemos que ir con los cinco sentidos.
    Milll besitossssssss

    ResponderEliminar
  42. ¡Qué buen relato! vaya "canguis" , me pasa a mí y directamente dejo de fumar jajaja (será porque no fumo) En serio ha estado genial.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  43. Entre el humo una mujer cruzando, quise frenar... Todo resulta como en un sueño. Pero al coche lo detuvo el guardarraíl. Curiosa forma de narrar el accidente.

    ResponderEliminar
  44. Por suerte no conduzco.
    Y siempre voy durmiendo en los autos.

    Buen relato, niña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Hola querida,

    Sabes que de noche suelen suceder cosas insólitas. Y en un viaje, ni se diga.

    Yo tengo varios recuerdos de noches insólitas. Entre ellas, algunos viajes de charlas literarias, qué tiempos aquellos!

    Saludos de atardecer.

    ResponderEliminar