TARJETA DE SENTIMIENTOS

En el curso de  la vida usamos una tarjeta, que al igual que las de crédito, debemos depositar para poder extraer
Cuando somos niños es son tan indiscriminados los ingresos y egresos,  por la edad no podemos sacar el saldo. Recién se nos autoriza  en la adolescencia, aparecen el amiguito, el noviecito, por allí algún sentimientos profundo hacia un adulto que tomamos como ídolo y que  a medida que vamos creciendo, comprendemos que es tan humano como cualquiera. Son muchas extracciones, mínimos depósitos, solo aquellos que atañen a la familia
Finalmente llegamos a la etapa en que tenemos que administrarla cuidadosamente para no quedar  en “rojo” y perder toda  posibilidad de sentir, amar,… Cuando nos brindamos todo a una persona y no hay recíproca, pasara mucho tiempo en lograr un saldo favorable para administrar en nuevos sentimientos.
Por lo tanto debemos exponerla con moderación, el crédito que logremos, no podra ser transferido mas allá del limite de la propia vida

Lapislazuli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada