UNA HISTORIA DE VIDA. 2DA PARTE 4/5

Una tarde,  uno de los empleados del lavadero se cayó, se le hincho el tobillo, Antonio le solicito al amigo de su jefe un auto para trasladarlo al Hospital.
 El médico de guardia, después de la revisión, le indico unas radiografías, en silla de ruedas lo llevo al Servicio de Diagnóstico por imágenes, espero en la antesala mientras le hacían las placas
Miraba el pasillo, cuando vio dos mujeres, una con una enorme panza, embarazada, era Delia y la acompañaba María. Las dos lo saludaron, justo en el momento en que el técnico de rayos volvió con el accidentado, le entrego las placas y le indico volver  a la guardia.
 Antonio se disculpó por no poder hablar más,  saludo  a las hermanas, llevo al paciente y las placas al medico. Mientras  esperaba que le colocaran una bota de velcro, que reemplaza a los yesos tradicionales, su pensamiento se concentró en Delia, muchas preguntas, hacia casi dos años que no la veía.
Terminado los trámites, llego al empleado al domicilio y volvió a trabajar. Estaba distraído, seguía pensando en lo sucedido en el hospital. Cancelo el encuentro con Sabrina, fiel a su decisión de no mentirle, no podía, tal vez otro día estaría más tranquilo.
 Fue una noche de insomnio, las 6,  hora en que se levantaba no llegaba nunca. Cuando amaneció se preparó unos mates, compartió con doña Manuela, que había llegado a realizar sus tareas en la pensión. Era una buena mujer, tendría cerca de 60 años, muy charlatana, cosa que esa mañana le molestaba mucho. En cuando pudo, se despidió y salió en su moto
Dispuesto a abrir el local, se demoró recordando el encuentro, la cara de las hermanas era triste o le parecía a el, quizás por el encuentro inesperado. Mas pensaba, mas se convencía que algo les pasaba, pero que podría ser. No debia  pensar más en ella, olvidarla no era tarea fácil.
Comenzaban a llegar los clientes, sirvió para alejarlo de sus cavilaciones. A la hora del almuerzo llamo a Sabrina, estaba algo congestionada, proponiéndole cenar en su casa
Los padres llevaban las de 40 años juntos, cuatro de novios, lo demás casados. Hijos de italianos, se conocieron en el barrio, donde todavía vivian,  trabajado muy intensamente para lograr tener su propia casa, un auto y con sus hermanos una casa  en la playa, exactamente en San Clemente del Tuyu, que disfrutaban bastante. Don Pedro, el padre, le gustaba pescar, en cuanto a Mariana, la madre, cocinaba el  pescado y  hacia escabeches de berberechos  que ella misma juntaba con una red

Esa noche tenia para contarle del muchacho accidentado, el trabajo se había complicado un poco al haber uno menos. Se fue temprano para que Sabrina se acostara y mejorara.
El viernes estaba terminado de cerrar, cuando llego un auto que conocia,  si no le convencía que volviera el día siguiente, se lo lavaría. 
No era un cliente, era el esposo de María, le comento que sabia  de sus trabajos desde que salió de la cárcel
Antonio no se animaba a cortarle el monologo, aunque no entendía su presencia. Finalmente entro al tema, su esposa le comento el encuentro en el hospital. La presencia de ellas se debía a una ecografía ordenada a Delia, para evaluar el estado del embarazo
Y seguía sin entender porque le contaba todo esto, hasta que  le pidió tomar un café para seguir charlando mas tranquilos
 Termino de cerrar y se encontraron en la cafetería de la esquina

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA. 2DA PARTE 3/5

Pasada la impresion inicial,  Antonio remoto la tranquilidad, Sabrina se disculpó por no avisarle, pero realmente no creía que sus padres se iban a presentar, les había hablado de él y querían conocerlo.
La relación entre ellos se hizo romántica, el  era un caballero le daba regalos sencillos,  algún CD de jazz, un muñequito, alguna flor. Compartían cenas en familia, al comienzo sus padres actuaban con recelo,   pero viendo  feliz a su hija lo aceptaron
En el fondo Antonio seguía extrañando a Delia, pero cumpliría lo que le prometió, tanto es así que una tarde vio a María en la Plaza Moreno, intenso alejarse sin que notara su presencia, pero las niñas corrieron a abrazarlo, para no incomodarla solo cambiaron unas palabras, se moría por preguntarle pero no lo hizo. Se despidieron amablemente
Por la noche, Sabrina le pregunto si le pasaba algo, lo encontraba ausente, no quería mentirle, pero tampoco quería hablar del tema, que todavía no había cerrado en su corazón, Le comento que encontró alguien de su pasado
Durante el día,  el trabajo lo mantenía entretenido pero en las noches, los recuerdos, los remordimientos y los sentimientos encontrados lo mantenían despierto por horas. Sabrina era una mujer dulce, contenedora, la quería mucho pero seguía pensando en la otra.
El año se terminaba, sin grandes cambios, una mañana el dueño del lavadero lo hizo llamar,   hecho que lo puso sumamente nervioso, mientras recorrió los diez metros que lo separaban de la oficina, tuvo los peores pensamientos.
Finalmente, fueron  buenas noticias, un amigo de su jefe tenía la concesión de uno de esos Service de un minuto para los autos, había bastante espacio en el galpon,  pensaban  instalar un lavadero y querían que el se encargara, principio y hasta evaluar la demanda, serian él y un empleado. Además significaba un aumento del sueldo
Estaba feliz, llamo a Sabrina para contarle  y proponerle festejar
Durante la cena, ella estaba locuaz, Antonio se mantuvo bastante callado cuando Sabrina comenzó a mencionar planes de convivencia, aunque muy sutiles, lo inquietaron mucho.
En las semanas siguientes el trabajo lo mantuvo muy ocupado, la idea fue  muy buena idea, las personas dejaban los autos para  revisión y aprovechaban a hacer el lavado. Luego de tres meses con una demanda sostenida, incorporaron dos empleados más. Logro un nuevo aumento, comenzó a buscar un departamento para alquilar, con ello lograría independencia, no más hoteles alojamiento,  pero le preocupaba la reacción de Sabrina, no estaba preprarado para vivir juntos

Lapislazuli



UNA HISTORIA DE VIDA. 2DA PARTE 2/5

Una tarde de otoño en  Meridiano V había un festival de bandas de jazz, muy buenas, una joven espectadora entablo una conversación. Cuando finalizó  caminaron juntos hacia la salida, Antonio con gran nerviosismo la invito a tomar un café. Charlaron muchos de música, bandas favoritas, pero nada personal
Se despidieron no sin antes darse los nombres e intercambiarse los teléfonos,  ella se llama  Sabrina,   vivía a una cuadra del bar, cosa que alegro mucho al hombre,   no debía ofrecerse a llevarla
En la semana siguiente Sabrina lo llamo dos veces, una corta comunicación, como estaba, si había escuchado un programa radial que le recomendó y la despedida
El viernes  Antonio junto coraje, la llamo y le propuso encontrase,  acepto enseguida.
Esa noche Antonio no durmió, sabía que tenía que explicarle su situación judicial, si algo podía nacer entre ellos debía ser con la verdad.
La cita fue en el lugar donde  se conocieron, se sentaron frente a las vías abandonadas de FFCC provincial. Ella le conto que vivía con sus padres, que trabajaba de cajera en un supermercado chino y que participaba del grupo de teatro comunitario que se llama Okupas del Anden
Antonio sabía que llegaba su momento, lo dilato lo más que pudo, comenzó con su trabajo, lugar donde vivía y finalmente, sin mirarla, le contó su pasado en la cárcel.
Fue algo inesperado para Sabrina, en el primer momento tuvo intención de salir corriendo, pero frente a la sinceridad o tal vez por algo de piedad, no se fue.  Luego hubo alguna confidencia sentimental, hasta que se despidieron
Antonio espero un tiempo antes de subirse a su moto, estaba convencido que nunca más la vería. Volvió a la rutina, su trabajo, los paseos domingueros, alguna que otra actividad organizada por la Municipalidad, alguna charla con otros asistentes, cuando la misma se inclinaba a lo personal, con educación se alejaba
Una tarde, para su sorpresa,  recibió un mensaje de Sabrina, que agradeció, fue sumamente escueto
Un par de días después otro mensaje, esta vez proponiéndole encontrase. Fue un lindo encuentro, caminaron mucho, charlaron  sin tocar el tema de la cárcel, compartieron una pizza, en la despedida quedaron en que volverían a encontrarse, ella dijo: “yo te llamo”
En su cama, mirando el techo, el “yo te llamo” le parecía una sentencia, un adiós. No fue así, dos días después le mensajeo: “el sábado hay una obra, mi papel es mínimo, queres venir?”
La llamo para coordinar lugar y hora, lo que  era un Si.
Antonio no recordaba la última vez que había ido al teatro, pero  algo como los Okupas del Anden estaba seguro que jamás lo vio,  si bien tenía un tema principal, eran grupos que iban desarrollando diferentes escenas. La acción transcurría a principios del siglo pasado, exactamente 1912, cuando se inauguraba la estación y en el tren llegaba el gobernador. Un grupo eran los invitados a la fiesta, otro de los empleados y un tercero de los vecinos
Sabrina integraba el grupo de los vecinos. Cuando termino se acercó acompañada de dos personas mayores, que habían participado, se los presento, eran sus padres. Después de una breve charla, los padres saludaron y los dejaron solos.

Lapislazuli


UNA HISTORIA DE VIDA- 2da parte 1/5

Antonio salió de la cárcel a mediados de diciembre, a través del Patronato de Liberados pudo alquilar un pieza en una pensión cerca del lavadero de autos donde  trabajaria
Había perdido todo, el amor, su bienestar económico aunque  mal habido, los amigos se alejaron, nadie quiere inmiscuirse con un ex presidario,  peor con un estafador
Llegaban las fiestas de fin de año, se ofreció a cumplir todos los turnos disponibles, no tenía con quien compartir. A las 19 hs del 24 de diciembre, cerraron, comenzó a caminar  sin rumbo. Llego a la Plaza Azcuénaga, estaban  terminando de levantar los gazebos blancos que cargaban con gran prolijidad los feriantes, felices por las ventas y con ganas de ir a sus casas a compartir la cena navideña
Se sentó en uno de los bancos, fumo un cigarrillo, mientras sus pensamientos volaban hacia el pasado. De pronto   se levantó con  un solo movimiento,  tomo el diagonal  hasta la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro
Como era  costumbre, en estas festividades,  cerraban la calle, colocaban las sillas blancas de plástico para los feligreses, encontró un par vacías, eligiendo la más alejada del altar preparado sobre la vereda, donde el padre Mario daba la Misa de Gallo
Su madre asistía regularmente, unas pocas veces, a regañadientes  lo acompañaba. Recordó la primera vez, cuando descubrió  que el número de  era 666
Hay numerosas hipótesis sobre el significado, su madre trato de hacerle entender que en el Libro del Apocalipsis de San Juan, el 666  se refería a una serie de visiones que profetizaban el fin del mundo. Ya no tenía importancia, ella había muerto, algunas veces había hablado del tema con los pastores en la cárcel, no lo convencieron,  para Antonio era del número del diablo
Cuando termino la misa, se fue caminando, en la pensión habían quedado solo tres personas, un estudiante de medicina de Ecuador cuyos padres hacían un gran esfuerzo para mantenerlo, por lo cual no podía viajar y dos santiagueños empleados en la construcción  que pensaban viajar a sus casas  para fin de año
Doña Manuela, la encargada de la limpieza, les había preparado una mesa con pollo asado, papas, una jarra de jugo,  pan dulce y una sidra. En ese momento recordó que le había pedido  unos pesos para esa  cena. Hubiera preferido acostarse, pero no quiso despreciar a sus compañeros y tenía hambre.  Contaban anécdotas como se perdían en la ciudad,  los nombres de algunas plazas, etc. A las 12 brindaron y todos se pusieron muy nostálgicos
Con los ruidos de la pirotecnia se alejaron de los recuerdos, luego de un tiempo, se fueron a descansar
La semana siguiente transcurrió muy rápido, noche de fin de año, esta vez arreglo con el joven ecuatoriano en comer en una parrilla cercana a la pensión, mezclarse entre la gente hacia que no apareciera la melancolía.

Durante el verano trabajo muchas más horas por las vacaciones de sus compañeros del lavadero, logro ahorrar una buena suma y decidió comprarse una motito usada pero en buenas condiciones, con la cual los domingos o feriados recorría la ciudad y los alrededores

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 10/10

Delia regreso a Córdoba. Se reunió con la profesora de italiano y el profesor de francés, organizaron unas clases conjuntas, donde combinarían juegos, música, respetando las edades de los alumnos
Hizo algunos paseos a ciudades cordobesas y llego el 15 de febrero donde debían reintegrarse a la escuela
Fue un hermoso periodo lectivo, ejecutando lo planeado con los docentes de los otros idiomas,  gusto mucho en el alumnado y recibieron felicitaciones de la dirección
Estaba tan inmersa en la tarea, que sin darse cuenta, llegaron las vacaciones de invierno, su hermana y la familia viajarían a Italia a visitar a los bisabuelos de las nenas, por lo cual se quedaba en Córdoba.
El ultimo día de clases, uno de los dueños de la escuela, Ricardo, la invito a tomar café
Ricardo era profesor de Educación Física, si bien figuraba en la dirección de la Escuela, tenía una pequeña participación, dado que había retirado parte de sus aportes cuando se divorció y debió afrontar todas las demandas de su ex esposa, no quiso conflictos  por sus  hijos
Delia tuvo muchas dudas en aceptar, no quería mezclar el trabajo con lo personal, dada las explicaciones acepto.
Fueron un par de café, una cena, cine, algunas caminatas  y concluyeron las dos semanas de vacaciones.
Al retomar las clases, un mediodía Ricardo le pidió que la acompañara a la dirección, estaban sus dos hermanos, ya les había comentado su amistad
La charla fue amigable, el único pedido fue que esa relación no interfiriera las tareas escolares, que dejaran afuera de la puerta sus relaciones
Con el correr de los meses, la relación se hizo más personal, un domingo con autorización de su ex esposa,  le presento a los hijos. Dos hermosas criaturas, una nena y un varón. Fueron a un parque y los cuatro disfrutaron la tarde
Se contaron toda su vida, desde la niñez hasta que se conocieron, Ricardo sabía los problemas de Delia, pero ella no lo obvio en lo más mínimo
Los fines de semana, Ricardo se quedaba en el departamento de Delia, o ella en la casa de él.
Cuando llegaban las fiestas, Delia las paso en  La Plata, Ricardo la   Navidad con sus hijos y para fin de año viajo a conocer la familia de Delia.


FIN?

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 9/10

El viaje a Retiro silencioso, llegaron temprano, aprovecharon a tomar un café, donde recibió cientos de recomendaciones y sobre todo que los llamara para hablar o si necesitaba algo
Entrego el equipaje, se ubico  en el ómnibus y se durmió, demasiado ajetreo, muchas emociones. Cuando se despertó ya amanecía, faltaban unos 100 km, le sirvieron el desayuno que consumió ávida, no había cenado porque no, a pesar de unos timidos intentos, no pudieron despertarla
En la terminal la esperaba un remisse, el chofer llevaba un cartel con su nombre, al llegar al departamento le ayudo con el equipaje, intento pagarle pero ya lo habían hecho
El departamento era chiquito, algo más amplio que el de La Plata, pero con muebles y accesorios hermosos. Lo recorrió, abriendo cajones y puertas, no le faltaba nada
Estaba en ello, cuando sonó el timbre, la encargada, la hizo pasar le dijo que don Tito le había pedido que se pusiera  a su disposición, le había dejado algunas comidas y  bebidas, si le faltaba algo no tenía más que pedirle. Le agradeció y la señora se retiró, no sin antes indicarle el número de su departamento y  teléfono
Se recostó a descansar. Luego de un par de horas, abrió una valija y se preparó la ropa para ir al otro día a la escuela
A las 8 de la mañana, según lo pactado, estaba allí. La hicieron pasar al despacho que conocía  por Skype,  eran cuatro personas, los tres hermanos y la profesora que se iba,  no dudo al ver su embarazo incipiente. Luego de las presentaciones formales, Delia y la profesora se retiraron a una oficina anexa donde le informo el estado general de los alumnos, le entrego libros de asistencia, de temas y el nivel que iban llevando en los diferentes cursos. Antes de despedirse, deseándole lo mejor, le indico que volviera a la dirección
La acompañaron a recorrer la escuela,  le entregaron un plano con la ubicación de los salones donde daría clase, el comedor, y todas las demás dependencias. La organizacion la asombro
Se despidieron, avisándole que mañana alguno de ellos la presentaría a los alumnos
Regreso a su departamento y se puso a preparar las clases del día siguiente, si bien así años que no daba clase, su práctica de los dos  idiomas no la había abandonado
Al día siguiente fue  presentada a los alumnos en  cada una de las clases. Ese primer día estaba algo nerviosa, pero la atención y el nivel de los cursos la tranquilizo
En la semana siguiente comenzaron a escuchar canciones según está previsto en la curricula
Los días hábiles se pasaban rapidamente, tenía algunos descansos en los que comenzó a fraternizar con otros docentes.  Los fines de semana preparaba sus clases, recorría la zona para  ubicar los comercios y recorrer lugares que no conocía
A mediados de diciembre, cuando finalizaron las clases, dedico un par de días a comprar regalitos para llevar  a la familia, ya tenía el pasaje para pasar las fiestas en La Plata

Después de fin de año, la hermana la invito a unas vacaciones en la costa atlántica, compartiendo con ellos una semana. A pesar de las quejas, sobre todo de las niñas, partió. Estuvo dos días en La Plata, reuniéndose con su padrino, a quien no terminaba de agradecerle todo lo que hizo por ella 
Estuvo tentada de pasar por el lavadero donde habían contratado a Antonio, suponia que debía haber salido,  pero desistió

Lapislazuli

UNA HISTORIA DE VIDA 8/10

Le mando un whatsapp al padrino, solicitándole permiso para llamarlo si no estaba ocupado.
Inmediatamente   fue él quien la llamo. Delia quería comunicarse con las personas del colegio, resolver algunas dudas. Tito le dijo que al otro día, la haría llamar en la empresa y se comunicarían desde su oficina
El lunes a las 10,30 le avisan que debe ir a la gerencia, Tito ya estaba conectado con sus amigos de Córdoba por skype, se la presento y se retiró dejándolos hablar en privado. Respondieron todas sus preguntas, al final quedaron que al otro día les enviaría sus certificados, curriculum vitae.
La conversación la tuvo con dos de los tres hermanos, le resultaron sumamente correctos pero agradables, quedaron en que al  recibir sus papeles, los analizarin y la respuesta seria inmediata, a lo sumo un dia.
Tito volvió a entrar, había calculado muy bien el tiempo de la charla, Delia se retiró y el siguió la conexión
Por la tarde el padrino la llamo al interno y le dijo que al otro día dejara con la secretaria todo lo que le habían solicitado, ella se encargaría de enviarlo.
Al llegar a su casa, preparo todo y llamo a su hermana. María le pregunto si estaba seguro, si no quería pensarlo, Delia estaba resulta
Los trámites fueron rápidos, la aceptaron y enviaron el contrato para firmarlo y mandarlo. Debía presentarse en 10 días.
Todos los preparativos fueron  en un torbellino, resolver lo que se llevaría, el departamento de Córdoba contaba con todo lo necesario, además de la ropa,  llevo un par de sabanas y tohallas. Su hermana le enviaría el resto. Resolvieron esperar un par de meses antes de resolver el destino del departamento.
Al morir sus padres les  dejaron dos departamentos, unos años vivieron juntas y alquilaban el otro, hasta que María se casó, Delia se fue el más pequeño, dejando el que compartían  a su hermana
Solo le quedaba despedirse de Antonio, estuvo tentada a enviarle una carta, pero le pareció de cobarde.
Tenía el pasaje, el lunes 20,50 hs en Via Bariloche, desde Retiro, Tito y María la acompañarían.
El domingo temprano partió rumbo a la cárcel de Olmos, conocía la rutina, los controles, llevaba la comida para compartir y despedirse
Había consensuado con su familia que no debían decirle donde estaba y era lo que le dijo
La sorpresa de Antonio fue mayúscula, pero era consciente de su responsabilidad. Solo le pidió que si algún día lo necesitaba lo llamara.  Le contó que en aproximadamente un mes le daban la excarcelación, le habían conseguido trabajo en un lavadero de autos. Delia se alegró mucho, no era fácil para un ex convicto conseguir trabajo
Al regresar de Olmos se sentía bien, se había sacado una mochila muy pero muy pesada. Pensaba  que iba a tener remordimientos, pero no era si, la había involucrado en una estafa, por crédula, por enamorada. Si bien había tenido un gesto digno en dejarla afuera, ella nunca estuvo adentro
Ya en su casa termino los últimos preparativos y se di un baño de inmersión, cada vez que iba a la cárcel necesitaba sacarse ese olor

La reunión de despedida la organizaron temprano, ya que al día siguiente las niñas madrugaban, le entregaron una pila de dibujos que guardo como un tesoro.

Lapislazuli