AÑORO ESOS TIEMPOS

Cuando él murió, dijiste que nunca más traerías alguien a casa, te escuche decirle a Paula mientras tomaban mate . Y pareció la mejor decisión, te sentí convencida. Estábamos tan bien solas.                                                                          
Un día viniste acompañada, pasaron las horas, llego la noche y se quedo. Era protector, salían juntos a caminar, te veía contenta y me fui acostumbrando a su presencia, pero las cosas ya no fueron igual es entre nosotras. Añoro esos tiempos 


 Ahora, lo del chiquito no, no lo entiendo, no me gusta, corriendo por toda la casa, invadiéndonos, llamando la atención en sus movimientos. Sabes que es lo que más me molesta que ellos se han hecho compañeros y yo quede afuera de todos


                                                             
                                                                          ELLOS


                                                                         YO


    Lapislazuli      
Agrego algo de la historia de cada uno de ellos. La gata tiene 12 años, a los 6 meses sufrió una piometra, debió ser operada y no creció mas. El ovejero llego a la casa luego de un asalto, como necesidad de protección, el coker fue un regalo, hace muchos años tuve uno que me fue robado.                                              

29 comentarios:

  1. Cuanta ternura y tristeza...
    Si yo también, a veces, pienso que mi perrito piensa cositas así...
    Gracias, muestras tu parte más tierna en este escrito.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga, que relato tan tierno...y deja un poco de tristeza.

    ResponderEliminar
  3. Qué ternura, y tal vez ellos sientan eso no? Hermoso, Lapislazuli.

    ResponderEliminar
  4. Qué guapos!!!
    yo también tengo dos perros Samy y Lolo y los gatos me encantan pero no puedo tenerlos me dan asma.
    Un poquito triste tu historia pero muy tierna, parecía que hablabas de personas.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Las imágenes acaban de completar el efecto devastador de la historia. El contraste de la luz y la falta de ella, las posturas....pobre gato!

    ResponderEliminar
  6. Hola Lapislazuli!! Tus palabras provocan ternura y tristeza a la vez. Muy buen texto amiga.
    Besossss

    ResponderEliminar
  7. pobrecita es normal que te sientas así pero ya veras como pronto te vas acostumbrar a su compañía y se forjara una bella y cálida amistad, besinos para los tres con todo mi cariño. Ademas sois los tres guapisimos.

    ResponderEliminar
  8. Pertenencia es un concepto que me encanta, me gusta tenerla y me devasta cuando me la arrebatan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Oh cielos, que triste por la gatita, pero lo que puede darnos tranquilidad es que ellos son mucho más independientes que los perros, y pueden pasarla muy bien solos, los perrunos son mas sociales y si tienen un buen compañero pueden sentirse más felices, imaginate, yo tengo 4 canes jiji.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. a parte de triste muy tierna entrada
    :') muy cierta.. cuando llegan otros animales al hogar como humanos tendemos a dejarnos llevar por lo nuevo pero no debe de ser asi! muy buena entrada

    ResponderEliminar
  11. Los sentimientos son mios, o quizas de ella. Agregue un poco de la historia de cada uno.
    Cariños a todos

    ResponderEliminar
  12. Mi querida amiga, tu relato es conmovedor, me has partido el corazón, pues amo a los animales...creo que todos deberíamos de ponernos en sus zapatos para entenderlos mejor, y además, copiar su ejemplo de nobleza...QDTB, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Te pusiste en su piel y no es fácil.
    Los gatos son egoístas e independientes por naturaleza. Yo tuve una y nos llevábamos muy bien, pero era tremenda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Que triste, yo a veces me pongo en lugar de mi pekeñin y me da pena. En mi caso cuando vino otro nuevo animal no lo dejamos de lado, cada uno es como es...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola amiga,

    Visita mi blog. Te tengo una sorpresa.

    Besiños.

    ResponderEliminar
  16. Que hermosa historia la de nuestros pequeñines, como mi marido le dice a mis niños, deben cuidarles bien porque son sus hermanos de otra especie.

    En fin, preciosos pensamientos los que nos has traducido sobre ellos. Ayer operaron a mi pequeñin (yorkshire) y me pase la mañana haciendole fotos para escribir también una entrada sobre él.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Muerte roja

    Tener animales en casa da mucha alegrías pero cuando se van... el vacio es tan grande...

    Solo los que tenemos animales sabemos lo que se les quiere.

    Precioso relato además de divertido

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  18. La ternura de los animales es increíble, definitivamente creo deberiamos aprender de ellos, su lealtad, agradecimiento y cariño incondicional.

    Triste pero bellisima entrada,

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Pobrecito, a veces los tiempos pasados siempre parecen mejores... pero me gusta pensar que la felicidad se encuentra mañana.

    Abrazos ;)

    ResponderEliminar
  20. Pobre gatuncito, podrían vivir en armonía todos juntos... hermoso el pero de policia.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  21. Perdón, es el perro. Me equivoque.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  22. Hola Lapisluzuli: Muy bueno el relato; triste para la gata,pues claro se sintió marginada por los malabares de los perros, que como que hacen más para llamar la atención. Difícil que puedan convivir juntos, aunque ya se han visto casos de que sí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Pobrecito se siente desplazado...
    Que lastima..con lo bien que seria que todos fueran amigos.
    Me ha gustado la personificacion y como nos muestras sus emociones y sentimientos.

    Besitos mil guapa.

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado cómo la imagen lo cambia todo, no son personas son animales...¿no son personas?...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. No veo bien la foto de la gatita, pero creo que es exactamente igual a la mía, que se llama Maya. Y la mía también es una mimosa.

    Besos, Lapis.

    ResponderEliminar
  26. La realidad y la ficción, tenue frontera. Buen texto, nos llevas engañados hasta el final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Una estupenda historia, muy bien confeccionada para hacer creer que se trata de personas.

    Que lindos animalitos, sobre todo la gata.

    =)

    ResponderEliminar