No era

Creí era la felicidad
La acaricie,
Sentí su calor,
Tierna, sedosa.
Verde de esperanza, 
Dorada del sol.
Olía a flores silvestres
Tan bella, tan real.
Las yemas de mis dedos
La dibujaron una y otra vez.
Estire los brazos
Buscando contenerla
Se desveneció
Entre mis manos
Como  una utopía

Lapislazuli


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada